Yolanda Ceballos
change of state
08/02/2022 - 02/04/2022
Acerca de la exposición

Para continuar documentando el tiempo y el espacio, y seguir con el registro indexal que lleva realizando varios años, Ceballos está construyendo un espacio para su cuerpo que proviene desde sí misma. Haber vivido en la misma habitación por un largo periodo de tiempo repitiendo las mismas acciones, la hicieron consciente del espacio que toma su cuerpo y de aquel que dejará cuando ya no esté ahí.

La exposición estará acompañada de un texto escrito por Mauricio Rocha.


Ceballos inicia las piezas de esta obra de trabajo a través de procesos de repetición que ayudan a recuperar la memoria. Sin embargo, mientras se repite, la pérdida de memoria va surgiendo y así, también diferencias entre cada repetición. De esta manera, crea una imagen tridimensional de su cuerpo a través de la serie de veinticinco esculturas, titulada Repetición #1-25 (trabajo en proceso). La serie de crash paintings (trabajo en proceso) continúa dicha exploración al utilizar los mismos materiales que las esculturas, pero a través de una imagen bidimensional. Como su título lo indica, los cuadros son resultado del impacto físico entre el cuerpo de la artista y los materiales que se han secado. La imagen generada del movimiento (visible en el lienzo) es lo que le interesa a Ceballos; sin embargo, sólo se podrá ver después de caer el resto de los materiales con el paso del tiempo una imagen se revelará. Para Habitación 04/02/2022____to be drawn in 40 days (trabajo en proceso) la artista dibuja un plano a mano alzada a partir de lo que ella ha llegado a pensar como una serie de reglas que Gilles Deleuze establece en Diferencia y repetición (1981). Los trazos los realiza en todas las direcciones a través de las mismas acciones, siempre hacia un centro. Así, el dibujo conlleva un grado de complejidad, ya que la artista debe memorizar los movimientos físicos que realizará, de manera que el proceso relevante es aquel que produce memoria, y no el dibujo en sí.

En piezas pasadas, la artista permitía que la apariencia del concreto fuera modificada sólo por las condiciones climáticas del espacio donde se ubicaba la pieza, pero en esta ocasión decidió tener control sobre el material. De esta manera, construye una instalación (mecanismo atmosférico) hecha para reproducir, a través de lluvia y neblina artificiales, el tiempo atmosférico de un día que experimentó en Glasgow; juntando en el mismo espacio el pasado, presente y futuro una y otra vez. Con este ejercicio de memoria, Ceballos quiere traer algo personal al presente. Al revivir constantemente el día, un cambio de color ocurrirá en las esculturas, a raíz de las sales que posee el concreto. Para la artista esto habla de la dualidad entre el negro y el blanco; y, la sal, según la alquimia, habla de la feminidad y del alma. Juntos pueden ayudar a que Ceballos eventualmente conecte su cuerpo con su alma.

Aproximándose el final del recorrido de la exposición, la artista decide el destino del tiempo y por tanto, se ha vuelto “Dios para un segmento de tiempo”* al compartir una grabación de 24 horas (doblada en 12 horas); en ella se puede observar un paisaje con Repetición #7/25. Para llegar a dicha ubicación, Ceballos desplazó su cuerpo y pieza en un viaje en auto de seis horas desde Glasgow a Inglaterra, parando en Eye (Suffolk) y donde permanecerá su pieza de ahora en adelante. De manera sutil, dos tiempos y videos son sobrepuestos; uno recorre el tiempo de manera natural (de pasado a futuro), mientras que el otro ha sido invertido del futuro al pasado.

PLACE BECOMES TIME [EL LUGAR SE VUELVE TIEMPO]

SPACE BECOMES MINE [EL ESPACIO SE VUELVE MÍO]**

(*El Lugar de los caminos muertos, William Burroughs)

(** Extracto de Just Drifting de Psychic TV)

En palabras de Mauricio Rocha:

Un día llegó una joven arquitecta de Monterrey a mi estudio, lo que la diferenciaba de otros arquitectos fue que venía recomendada por un gran amigo y arquitecto, Agustín Landa Vértiz, quien siempre fue muy riguroso en sus recomendaciones y juicios críticos sobre la creatividad y pensamiento en nuestro quehacer arquitectónico, así que sin dudar un instante recibí a Yolanda para colaborar en taller.

Yolanda siempre fue muy discreta y enfocada en el trabajo de nuestro taller, lo que al tiempo me sorprendió fue cuando vi una serie de fotografías que tomaba y que enunciaban un mundo interior que no es fácil expresar en el mundo de la fotografía que bien conozco por mi relación con mi madre fotógrafa y mi propio quehacer en esa disciplina.

Desde que empecé a estudiar arquitectura siempre me interesó la exploración interdisciplinaria y, en paralelo a mis estudios y el comienzo de mi carrera, me involucré realizando intervenciones de sitios específicos en espacios dedicados al arte, así como a la fotografía, cine y otras expresiones artísticas, entendí que mi motivación creativa estaba en la construcción de la experiencia espacial y sus atmósferas.

Ese interés y esa condición que es tan importante en mi trabajo, lo intento trasmitir a mis alumnos, cuando estoy en la academia, y a mis colaboradores en el día a día de nuestro trabajo en mi estudio. Con Yolanda así sucedió y con más intensidad al ver sus grandes potenciales en su capacidad de transmitir en sus fotografías.

Un día Yolanda tomó su camino y en ese tiempo cada vez que yo iba a Monterrey o ella venía a la Ciudad de México nos veíamos para seguir esta infinita conversación sobre el trabajo interdisciplinar y el camino difícil al mundo interior. Al tiempo me encontré con la gran sorpresa de ver a Yolanda muy comprometida con su trabajo, con una obra profunda y cargada de contenido. Hoy su trabajo es una realidad contundente.

Yolanda ha encontrado ese lugar donde la línea divisoria entre las disciplinas se esfuma, donde la arquitectura y el arte se difuminan entre sí. En su trabajo el cuerpo ocupa el espacio y lo significa, la memoria y el tiempo aparecen provocando la experiencia intangible, el ritual se hace presente y se percibe en la esencia que construye la estructura espacial hecha de materia y luz, logrando lo más difícil y preciado para el que transita sus piezas: la experiencia de una atmósfera profunda e intensa. La trascendencia sucede cuando el tiempo es relativo en una exploración constante con los sentidos.

La obra de Yolanda Ceballos transita y vuela atrapando la percepción de los otros, de sí misma hacia la difícil tarea de tocar lo atemporal. Hoy agradezco recibir esa gran fuerza que nos da Yolanda con su obra, poder seguir esta interminable conversación sobre la tan importante tarea interdisciplinar para transmitir nuestro pensamiento y compartir con nuestro trabajo experiencias que nos construyan como comunidad intergeneracional.

Obra expuesta
Yolanda Ceballos
(change of state): crash image III
Concreto, yeso y cera sobre lienzo
180 x 180 x 7 cm
2021
Yolanda Ceballos
Repetición #7/25 (52.31772 N, 1.14972 E) 14/01/2022, 15:30 - 15/01/2022, 15:30 (work in progress)
Video doblado en 12 horas
2022
Yolanda Ceballos
Repetición #2/25 (08/02/2021, 25.63455 N, 100.371229 W) (19/09/2021, 55.87207 N, 4.27212 W) (work in progress)
Concreto y acero
160 x 40 x 40 cm
2020
Yolanda Ceballos
Repetición #3/25 (10/04/2021, 25.63455 N, 100.371229 W) (02/12/2021, 55.87207 N, 4.27212 W) (work in progress)
Concreto y acero
160 x 40 x 40 cm
2020
Yolanda Ceballos
Habitación 04/02/2022____ to be drawn in 40 days
Grafito sobre papel algodón
250 x 250 cm
2022
Vistas de sala
Contenido relacionado